• Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

Avances en la causa por la muerte de Nisman. Por Ariel Cohen Sabban*

18.01.2018 14:30  |   | Fuente: Clarín

 Itongadol.- El tercer aniversario del asesinato del fiscal Alberto Nisman nos encuentra, por primera vez, frente a una causa judicial que avanza y en el fuero federal, donde debería haberse investigado desde el principio. Mi único propósito es llegar a que se haga Justicia y a alcanzar la Verdad por el crimen de un magistrado, un hecho que hacía más de 30 años no se registraba en nuestro país.

Pero todavía en esta causa falta un largo trayecto para recorrer. La Justicia argentina debe llegar a encontrar a los autores materiales e intelectuales de este magnicidio. Pero no es solo un deber de la Justicia; el Gobierno, el Poder Legislativo y la sociedad toda deben ayudar a armar este rompecabezas que oculta el nombre de los asesinos.

El fiscal Eduardo Taiano y el juez Julián Ercolini hicieron una tarea descomunal en menos de un año, pero la sociedad argentina no debe bajar los brazos. Nisman murió por su tarea como fiscal, dijo la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Y su tarea era nada más y nada menos que investigar el atentado terrorista más grave de la historia argentina: el ataque a la AMIA. Y lo hizo solo en aquel enero del 2015, sin el apoyo de quienes hasta ese momento lo acompañaban en su investigación de un atentado internacional que aún está impune.

Fue un acto de valentía y arrojo frente a un gobierno que lo presionaba y que ya había comenzado una política de demonización de su vida pública y privada.

En el procesamiento de Diego Lagomarsino como supuesto partícipe necesario del crimen, el juez Ercolini abona este punto: “Debe afirmarse que, por diversas razones, habría existido una intencionalidad, cuanto menos desde algún sector oficial, de instalar la idea de una muerte voluntaria, privada y en soledad de Nisman, y el primer paso habría sido precisamente encorsetar la investigación a la suposición de una decisión unilateral de Nisman de quitarse la vida”. Luego abundó Ercolini que a poco de la aparición sin vida del fiscal “comenzó a impulsarse públicamente la idea del suicidio, la que quedó instalada rápidamente con una serie de situaciones que se multiplicaron y que cimentaron con el tiempo una cuasi unívoca certidumbre pública de que Nisman se había quitado la vida”.

El magistrado recordó que en “un largo texto publicado por la misma presidenta de la Nación, cuando todavía no habían pasado 24 horas del hallazgo oficial, donde insinuaba –aunque con algunas afirmaciones algo confusas– que el Fiscal se había suicidado. Y también una aparición pública posterior, un par de días después, afirmando la tesis del homicidio”. Antes del crimen, una ex procuradora general de la Nación, su jefa, le había negado antes los fondos para viajar a Washington y exponer en el Capitolio su denuncia sobre una red de espionaje y terrorismo iraní con base en Venezuela. Incluso, intentaban removerlo de su cargo al frente de la unidad especial AMIA.

Pero no se puede buscar la verdad del crimen de Nisman sin contextualizarlo con su denuncia contra autoridades del gobierno anterior por encubrimiento de cinco iraníes acusados de ser los autores intelectuales del atentado contra la AMIA de 1994. Como en el cuento de Jorge Luis Borges, El Jardín de los Senderos que se Bifurcan, el asesinato de Nisman y su denuncia tienen un origen en común: el atentado que mató a 85 argentinos. Todo tratado internacional merece opiniones del director de Asuntos Legales de la Cancillería, del director de la región, etcétera. Sin embargo, en la Cancillería, sobre el pacto con Irán no hay un solo antecedentes, un solo proyecto. Sería un gesto de los procesados, como en esta causa por el juez Claudio Bonadio, como el ex canciller Héctor Timerman o de otros actores de la Cancillería que entreguen a la Justicia todos estos documentos que hasta ahora no se han presentado. Nuestro rol, como institución, es pedir Justicia y llegar a la verdad y después la Justicia decidirá quiénes son los culpables.

*Ariel Cohen Sabban es presidente de la DAIA.
  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

comentarios

Deje su comentario







Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

en las redes sociales

Facebook
Twitter
YouTube

newsletter

Reciba toda la información por
su casilla de e-mail.


Suscríbase desde aquí »

MANDE SUS DESEOS AL MURO

EDICION IMPRESA

Copyright 2010 ITONGADOL | Todos los derechos reservados

ezink | web applications